La mejor herencia para nuestros hijos

Los hábitos alimentarios saludables son la mejor herencia que podemos dejarle a nuestros hijos.
Las información de enfermedades genéticas que pueden tener nuestras células sólo se van a desarrollar
si el terreno es propicio.
Los hábitos alimentarios saludables enseñados desde el inicio de la alimentación sólida les darán a
nuestros hijos la bases para crecer saludables. Para esto es preciso que nuestros hábitos también lo sean
porque nuestros hijos aprenden lo que nosotros sus padres hacemos. Evidentemente, si los adultos no
comemos vegetales, ellos tampoco lo harán. Si tratamos de inculcarles unos hábitos saludables pero en
los días importantes de celebración traemos a casa golosinas, azúcar, tartas super azucaradas con
productos lácteos y bebidas gaseosas también azucaradas, ellos simplemente van a asociar
positivamente esa comida, porque se está celebrando. Y después no van a entender por qué insistimos
tanto el resto del tiempo en hábitos alimentarios que muchas veces ni siquiera los propios padres
cumplen.
Ser coherentes con nuestros hábitos alimentarios es una tarea que nos allana el camino de la educación,
aumentando la capacidad de nuestros hijos para pensar y elegir con claridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

>
Ir arriba